Usted está aquí: Inicio / Noticias / “Hoy nosotras somos porque ellas un día fueron mujeres que trabajaron de sol a sol, nos abrieron camino y hay que ponerlo en valor”

“Hoy nosotras somos porque ellas un día fueron mujeres que trabajaron de sol a sol, nos abrieron camino y hay que ponerlo en valor”

Es el mensaje principal del acto organizado por la Diputación de Zaragoza con motivo del Día Internacional de la Mujer en el que se ha reconocido la labor de aquellas mujeres que desempeñaron trabajos precarios en la provincia y se ha abordado la situación de las emprendedoras actuales.

Jueves, 07/03/2024

Hoy nosotras somos porque ellas un día fueron mujeres que trabajaron de sol a sol, que nos abrieron camino y todo eso hay que ponerlo en valor”. Es el mensaje principal del acto organizado esta tarde por la Diputación de Zaragoza para celebrar el Día Internacional de la Mujer en el que se ha reconocido el trabajo de tantas y tantas mujeres que desempeñando trabajos precarios que requerían gran sacrificio lograron derribar barreras y caminar hacia la igualdad.

Queremos poner en valor el trabajo y el sufrimiento que han tenido que padecer muchas mujeres. Sin duda hoy nosotras somos porque ellas un día fueron y debemos agradecérselo”, ha destacado la diputada delegada de Igualdad de la Diputación de Zaragoza, Manuela Berges, quien ha incidido en que es “imprescindible trabajar por mantener esa igualdad que tanto sacrificio les ha costado a nuestras abuelas y a nuestras madres”.

Estamos muy orgullosas de ser mujeres. Quiero mandar un halo de esperanza. Somos madres e hijas, la mitad de la población, indispensables para lograr el desarrollo de la sociedad y de una democracia plena”, ha reslatado Berges, quien ha lamentado al mismo tiempo las “grandísimas dificultades” con las que, “todavía hoy tenemos que hacer frente más aún las mujeres del medio rural”.

El acto ha comenzado con la presentación del libro editado por la Diputación de Zaragoza “Las mujeres que fuimos”, de la periodista Marian Rebolledo, quien ha destacado que “se ha hablado mucho de las pioneras en oficios cualificados, como la primera médico o la primera abogada, pero poco de las mujeres que fueron jornaleras o sirvientas, o de las que sobrevivían gracias al estraperlo. Son historias que tenemos alrededor, que basta con sacar el tema en las familias para que broten las historias de estas mujeres, que se mataron a trabajar, jamás se dieron ninguna importancia y, además, hoy no cuentan con pensiones dignas que reconozcan su trabajo”.

Al acto, que ha estado moderado por la periodista Ana García Cortés y ha contado con la actuación musical de Elem, han asistido varias de estas mujeres y hombres que han prestado su testimonio de primera mano, en unos casos, o recordando a sus antepasadas, en otro. En el libro aparecen oficios tan curiosos como el de vajillera, el de madrillera, pipera, mami de lavabo, además de otros que permitían a la mujer empoderarse, como el de taquimecanógrafa o el de telefonista. También hay pinceladas de legislación, que durante el Franquismo consagró la discriminación laboral con leyes ad hoc para mantener a la mujer trabajadora en una posición subordinada.

Mesa redonda

En la segunda parte del evento ha tenido lugar la mesa redonda bajo el título “Presente y futuro del emprendimiento femenino en la provincia de Zaragoza” en la que tres mujeres emprendedoras de la provincia han compartido sus experiencias y su visión del emprendimiento así como los desafíos que tienen las mujeres en la provincia de Zaragoza para poder desarrollarse profesionalmente, humana y personalmente. La presidenta de Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales de Aragón (Fademur), Carolina Llaquet; la creadora del proyecto digital Soul in te kitchen, redactora de artículos de cocina y experta en asesoramiento gastronómico, Claudia Polo; y la emprendedora y propietaria de Encurtidos Molina, Concha Molina. Las tres han incidido en el papel de la mujer para “fijar población en el medio rural” y en la necesidad de contar con “independencia económica para conseguirlo”.

El debate ha girado en torno a temas tan candentes como el sector agrario. “Es un mundo en el que los techos de cristal son un poco más bajos, seguimos estando infrarepresentadas en los órganos de gobierno de nuestro sector”, ha lamentado Llaquet, quien ha incidido en la importancia de aportar medidas para conseguir aumentar el número de mujeres en puestos de dirección. Por su parte, Concha Molina, ha admitido que ella no ha tenido ningún problema por ser mujer pero ha apostado por “empezar a cambiar los roles desde dentro de casa”.

Claudia Polo ha asegurado que en su sector, el de las redes sociales, “se juzga más por ser mujer, en temas de físico especialmente experimentamos más violencia”.