Usted está aquí: Inicio / Noticias / Últimos días para visitar la colección de arte contemporáneo de la Diputación de Zaragoza en el Centro de Arte y Exposiciones de Ejea

Últimos días para visitar la colección de arte contemporáneo de la Diputación de Zaragoza en el Centro de Arte y Exposiciones de Ejea

La muestra con la que la DPZ inauguró su nuevo museo puede verse hasta el 11 de junio y reúne 50 obras de grandes artistas como Saura, Pablo Serrano, Broto, Lagunas, Aguayo, Sinaga o Mira.

La exposición con la que la Diputación de Zaragoza inauguró el nuevo Centro de Arte y Exposiciones de Ejea entra en su recta final. La muestra puede verse hasta el próximo 11 de junio y es una antología formada por las mejores obras de la colección de arte contemporáneo de la propia DPZ. Entre todas destaca la ‘Gran crucifixión’ que Antonio Saura pintó en 1959, pero también hay cuadros y esculturas de otros grandes artistas aragoneses como Pablo Serrano, José Manuel Broto, Santiago Lagunas, Víctor Aguayo, Fernando Sinaga o Víctor Mira.

La ‘Gran crucifixión' de Saura es un óleo sobre lienzo de gran formato en el que el pintor oscense, uno de los grandes creadores españoles del siglo XX, expresó su mundo atormentado, desgarrador y dramático. Se trata de un cuadro de un intenso expresionismo acentuado por su colorido sobrio y sombrío (grises, negros, platas…), por el barroquismo dinámico y estertóreo del crucificado y por las deformaciones anatómicas. El lienzo se ha expuesto en museos como el Reina Sofía, el museo Rath de Ginebra o la Residencia de Estudiantes, pero hace más de una década que no salía de la sede de la Diputación de Zaragoza.

En la muestra también sobresale una escultura de Pablo Serrano, ‘Hombre con puerta’, fundida en bronce por el escultor turolense en 1965. Esta obra expresa la cruda realidad en que vive el ser humano. Por eso su protagonista está modelado a jirones y compuesto de torpes muñones muy expresionistas. Sin embargo, en su pecho tiene una puerta que, al abrirla descubre una concavidad dorada, luminosa, una ventana que simboliza la esperanza en el interior del hombre.

La colección inaugural del Centro de Arte y Exposiciones de Ejea exhibe además cuadros de históricos pintores abstractos aragoneses como Santiago Lagunas, Fermín Aguayo, Hanton, Galdeano o Julia Dorado. La muestra también ofrece una selección de las creaciones más destacadas de artistas posteriores como el grupo Azuda 40 (formado por José Ignacio Baqué, Natalio Bayo, Pascual Blanco, José Luis Cano, Vicente Dolader, Antonio Fortún, Pedro Giralt y José Luis Lasala), la Hermandad Pictórica Aragonesa (Ángel y Vicente Pascual Rodrigo), José Manuel Broto, Charo Pradas, Fernando Sinaga, Sergio Abraín o el fallecido Víctor Mira.

Por último, en esta antología de la colección de arte contemporáneo de la Diputación de Zaragoza se han incluido varias obras de artistas premiados en las últimas ediciones de los premios de arte Santa Isabel de Portugal o becados en la Casa de Velázquez-Academia de Francia en Madrid: Gema Rupérez, Fernando Martín Godoy, Roberto Coromina...  Además, y como reconocimiento a su labor de coleccionismo, en esta primera exposición se han incorporado tres cuadros de la colección de arte contemporáneo del Ayuntamiento de Ejea: uno de Santiago Serrano, otro de Manolo Quejido y otro de Carlos Franco.

La exposición puede visitarse  los viernes, sábados y domingos de 11.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 21.00. Además, pueden concertarse visitas guiadas llamando al 976 661 167. La entrada a la muestra es gratuita. 

El nuevo Centro de Arte y Exposiciones de Ejea

Situado en la calle Ramón y Cajal, en pleno casco antiguo de la capital cincovillesa, el Centro de Arte y Exposiciones de Ejea abrió sus puertas el pasado 22 de diciembre. Parte de sus instalaciones, como un salón de actos, el control de accesos y distintos espacios para talleres y otras actividades, se ubican en la histórica casa de las Cinco Villas, un inmueble de propiedad provincial que fue rehabilitado por la Diputación de Zaragoza y que además de este equipamiento sigue albergando la sede del Centro de Estudios de las Cinco Villas.

Además, en un terreno anexo, la DPZ levantó un nuevo edificio de cinco alturas –sótano, planta baja y otras tres– que contiene el espacio expositivo propiamente dicho. Ese edificio se concibe como un contenedor artístico moderno y polivalente que el visitante no espera encontrar cuando camina por las estrechas calles del casco histórico de Ejea y del que sorprenden su luz y su volumen interior.

El nuevo edificio, construido con materiales como el hormigón, el acero, el vidrio o el mármol, se articula en torno a un gran atrio central que recorre el museo verticalmente y que tiene el techo acristalado. Ese gran hueco es el nexo de unión de las distintas plantas y las conecta visualmente permitiendo ver todo el espacio expositivo casi desde cualquier punto. Además, el atrio permite diferenciar dos ámbitos principales: el más próximo a la calle Ramón y Cajal y el que se vuelca hacia el patio interior del inmueble, situado en la parte trasera.

Durante las obras, aparecieron varios restos arqueológicos –los principales, un arco realizado en sillería de piedra arenisca y el arranque de dos muros asociados a él– que fueron integrados en la planta sótano como elementos en exposición. La puesta en marcha del museo ha supuesto una inversión total de cinco millones de euros.