Usted está aquí: Inicio / Noticias / Sánchez Quero reivindica el papel de las diputaciones contra la despoblación rural en un foro en Alicante

Sánchez Quero reivindica el papel de las diputaciones contra la despoblación rural en un foro en Alicante

El presidente de la Diputación de Zaragoza destacó el avance de esta institución hacia la objetividad y el rigor en la distribución de fondos y se mostró partidario de unificar los 37 planes actuales en una convocatoria

El presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, ha defendido la vigencia, eficacia y pertinencia de las diputaciones contra “el tremendo problema de la despoblación rural” durante unas jornadas celebradas estos días en Alicante acerca del presente y el futuro de las diputaciones provinciales en la España del siglo XXI. Esta cita tiene lugar tras unos meses en los que estas instituciones han sido cuestionadas desde distintos foros de opinión y partidos políticos.

 Sánchez Quero, que pronunció una ponencia sobre los planes de obras y servicios (POS) que gestionan las diputaciones provinciales, consideró este “uno los mejores ejemplos del sostenimiento de las infraestructuras y prestaciones que garantizan la supervivencia y calidad de vida en los municipios”. Aunque la diversidad del territorio ha dado lugar a evidentes diferencias en la gestión de estos planes, entre todos estos se destinan a los municipios más de 360 millones de euros, especialmente a los menores de 5.000 habitantes. Una cifra que supera ampliamente los 400 millones de euros contando la aportación que realizan los ayuntamientos en la mayoría de las provincias, aunque en algunas, como es el caso de Zaragoza, el coste lo cubre íntegramente la corporación provincial.

En su intervención, Sánchez Quero subrayó también la importancia de la cooperación y la asistencia a los ayuntamientos que desarrollan las diputaciones a través de estos planes. En este sentido puso como ejemplo el caso de la Diputación de Jaén, que les ofrece la posibilidad de redactar el proyecto y encargarse de la dirección de la obra pagando unas tasas, así como la realización de todos los trámites relativos a la contratación y ejecución de la obra, con un ahorro considerable de costes. Otro ejemplo destacado fue el plan conjunto de las cuatro diputaciones catalanas, en el que participa la propia Generalitat, y que no solo subvenciona las nuevas obras y servicios, sino también el mantenimiento, reparación y conservación de infraestructuras ya existentes.

 HACIA UNA PLAN ÚNICO

En el caso de la Diputación de Zaragoza, su presidente aseguró que en el último año se ha avanzado sustancialmente en velar por la existencia de criterios de distribución de fondos basados en el rigor objetivo, eliminando la discrecionalidad en la asignación de las subvenciones. Y todo ello, además, con criterios de discriminación positiva hacia los municipios más pequeños, que son los que disponen de menos capacidad financiera y de medios, y a los que se tiene que atender con especial énfasis en aras al necesario equilibrio territorial y a hacer frente a la despoblación.

Sánchez Quero, que reafirmó el papel de las diputaciones como entes territoriales intermedios fundamentales para la prestación de los servicios básicos a los municipios del medio rural, abogó así mismo por simplificar los trámites a los ayuntamientos y adaptarse a sus necesidades. “Con el paso de las décadas –señaló- los fondos que las diputaciones destinamos a los municipios se han ido fragmentando en multitud de planes y líneas de financiación, que se rigen con normas separadas y que se nutren con partidas presupuestarias independientes”. En este sentido, se mostró partidario de unificar en una convocatoria los 37 planes con los que cuenta actualmente la Diputación de Zaragoza “para facilitar el acceso de los ayuntamientos a estas líneas de subvención, agilizar los trámites, simplificarlos y ganar en eficacia a la hora de dirigir las subvenciones a lo que realmente necesitan nuestros pueblos”, concluyó. 

archivado en: ,