Usted está aquí: Inicio / Noticias / Sánchez Quero: “La gente vive donde más a gusto está, la despoblación también tiene una vertiente cultural y sociológica”

Sánchez Quero: “La gente vive donde más a gusto está, la despoblación también tiene una vertiente cultural y sociológica”

El presidente de la Diputación de Zaragoza ha destacado en el foro ‘Las voces de la despoblación’ que la lucha contra la sangría demográfica debe ir más allá de garantizar las infraestructuras y los servicios básicos. Sánchez Quero ha ratificado su compromiso de destinar los 54 millones de remanente de la DPZ a extender la banda ancha y ha reivindicado “el talento, la creatividad y el trabajo en red de todos los actores del medio rural”.

Viernes, 16/10/2020

El presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, ha destacado hoy viernes en el foro ‘Las voces de la despoblación’ que para combatir la sangría demográfica que sufre el medio rural hay que ir más allá de garantizar las infraestructuras y los servicios básicos. “Las carreteras, la banda ancha, la sanidad y la educación son fundamentales, pero la gente vive donde más a gusto está, y eso significa que la lucha contra la despoblación también tiene una vertiente cultural y sociológica”, ha destacado.

El encuentro ‘Las voces de la despoblación’, organizado por la Cadena SER con la colaboración de la Diputación de Zaragoza, comenzó ayer jueves en Daroca y ha continuado esta mañana en el balneario de Paracuellos de Jiloca. En su intervención, Sánchez Quero también ha ratificado su compromiso de destinar los 54 millones de remanente de tesorería con los que cuenta la institución a financiar la extensión de la banda ancha “a toda la provincia de Zaragoza” y ha subrayado que “la fórmula para luchar contra la despoblación es la creatividad, el talento y el trabajo en red de todos los actores implicados para conseguir que en los pueblos haya calidad de vida”.

El presidente ha reconocido que la despoblación en un proceso “muy complejo y difícil de revertir al que lamentablemente ya se llega tarde”. “Sin embargo, eso no significa que debamos caer en el desánimo y el victimismo de algunos discursos”, ha señalado. “Enfoquemos toda nuestra energía en plantear este reto en positivo, en destacar y dar a conocer las cosas que se han hecho y se siguen haciendo bien y en buscar nuevas oportunidades y fórmulas de éxito”.

En este sentido, Sánchez Quero ha recordado que “hay muchas personas y entidades que llevan décadas trabajando para frenar la sangría demográfica de nuestro medio rural”. “Hablo por supuesto de los ayuntamientos y las diputaciones provinciales, pero también de los gobiernos autonómicos, las comarcas, los grupos de acción local, los agentes de desarrollo rural, los investigadores universitarios y las asociaciones surgidas en el territorio”, ha indicado.

“No podemos pensar que las medidas para frenar o revertir la despoblación van a surgir de la nada. Debemos aprovechar y respetar todo ese bagaje y saber que no va a haber soluciones mágicas que marquen un antes y un después”, ha recalcado Sánchez Quero.  “El futuro de nuestros pueblos pasa por el trabajo en red y coordinado de todas esas entidades públicas y privadas. Por que cada una de ellas, a su nivel y dentro de sus responsabilidades, trabaje en la creación de las condiciones que hagan posible una vida digna y plena en nuestros pueblos”.

Cada zona del medio rural es distinta y por tanto hay que buscar soluciones individualizadas que respondan a esas características únicas. Por eso el presidente ha indicado que “tan importante como los grandes planes que puedan impulsar las administraciones de arriba hacia abajo son los proyectos que nazcan del territorio, de abajo hacia arriba”.

“En este sentido, otra idea que me parece fundamental destacar es que a la hora de plantear medidas contra la despoblación no podemos seguir pensando solo en infraestructuras y servicios. Por supuesto que las carreteras, la banda ancha, la sanidad o la educación son fundamentales para que nuestros pueblos sean atractivos, pero también tenemos que pensar en cubrir otras necesidades como el ocio, la cultura, la conciliación laboral y familiar o simplemente el sentirse acogido al llegar a un pueblo”, ha subrayado Sánchez Quero, quien ha insistido en que “además de garantizar las infraestructuras y los servicios básicos, hay que ser conscientes de la gente vive donde está más a gusto, y eso tiene una vertiente cultural y sociológica en la que también tenemos que trabajar”.

La responsabilidad de las administraciones

Para el presidente de la Diputación de Zaragoza, la respuesta para conseguir dar una respuesta a todos esos retos tan distintos pasa “por la creatividad y el talento”, y ha reivindicado “la excelente labor que está llevando a cabo la Cátedra DPZ sobre Despoblación y Creatividad”. No obstante, Sánchez Quero también ha asumido la responsabilidad que recae en las administraciones. “Nuestros pueblos están llenos de oportunidades y tienen un nivel de servicios y equipamientos más que digno, pero evidentemente las cosas se pueden y se tienen que hacer mejor y no tengo problema en reconocer que en cuestiones como la banda ancha o la exclusión financiera las instituciones no estamos dando las soluciones que deberíamos”, ha reconocido.

Sobre la banda ancha, Sánchez Quero ha reiterado que extenderla a los 292 municipios de la provincia de Zaragoza cuesta unos 20 millones de euros y que la DPZ pagará toda la inversión que no asuman el Estado y el Gobierno de Aragón utilizando los 54 millones de euros que acumula como remanente. Sobre la exclusión financiera, se ha mostrado dispuesto a colaborar con las entidades financieras para que todos los municipios tengan al menos un cajero, pero les ha exigido que hagan “un esfuerzo” con el medio rural como el que hicieron los ciudadanos para el rescate de la banca.

El presidente también ha reclamado una simplificación de los trámites administrativos que sufren los habitantes de los pueblos y una reforma de la PAC que dé subvenciones directas a los cultivos que más fijan la población y que beneficie a los agricultores que realmente trabajan la tierra. Además, ha reivindicado el papel “fundamental” de la mujer rural y la necesidad de favorecer su definitivo empoderamiento.