Usted está aquí: Inicio / Noticias / Los bomberos de la Diputación de Zaragoza incorporan otros tres nuevos camiones más ligeros y versátiles que los anteriores

Los bomberos de la Diputación de Zaragoza incorporan otros tres nuevos camiones más ligeros y versátiles que los anteriores

La DPZ ha invertido 768.000 euros en la compra de una segunda remesa de autobombas urbanas ligeras. En 2019 los nueve parques profesionales del Servicio Provincial de Extinción de Incendios tendrán estos vehículos.

Viernes, 02/11/2018

Los bomberos de la Diputación de Zaragoza han incorporado a su parque de vehículos otros tres nuevos camiones más pequeños y versátiles que los que utilizaban hasta ahora. El Servicio Provincial de Extinción de Incendios (SPEI) ha invertido 768.000 euros en la compra de una segunda remesa de autobombas urbanas ligeras capaces de transportar hasta 2.000 litros de agua y todo el material necesario para intervenir tanto en incendios como en accidentes.

Los nuevos camiones se van a destinar a los parques de Cariñena, Daroca y Tauste y se suman a los que ya prestan servicio desde el año pasado en La Almunia de Doña Godina, Ejea de los Caballeros y El Burgo de Ebro. La renovación de la flota se completará en 2019 con la compra de tres vehículos más para Calatayud, Caspe y Tarazona, con lo que los nueve parques profesionales del SPEI dispondrán de este tipo de camiones.

“Los bomberos de la Diputación de Zaragoza continúan inmersos en un proceso de mejora y modernización continuas para mejorar su respuesta ante cualquier emergencia que pueda producirse en nuestros municipios –destaca el diputado delegado del SPEI, Alfredo Zaldívar–. En 2015 fuismos pioneros al poner en servicio los vehículos de intervención rápida, los VIR, que están diseñados para recortar los tiempos de llegada al siniestro, y desde el año pasado estamos apostando por renovar el parque de camiones adquiriendo unos vehículos mucho más ligeros y versátiles que los actuales”.

Los camiones que se utilizaban hasta ahora pesan unas 15 o 16 toneladas y llevan hasta 6.000 litros de agua. En cambio, las nuevas autobombas urbanas ligeras pesan 11 toneladas y transportan 2.000 litros. “Ese volumen de agua es suficiente para la primera intervención ante cualquier incendio, y además están equipadas con el mismo material que los camiones grandes, lo que significa que cubrimos las mismas necesidades con unos vehículos mucho más ágiles y manejables”, subraya por su parte el inspector jefe del SPEI, Eduardo Sánchez, quien además recuerda lo importante que puede ser el uso de estos camiones cuando haya que acudir a poblaciones con calles especialmente estrechas.

El chasis de las tres autobombas urbanas ligeras que ha adquirido la Diputación de Zaragoza es de la marca MAN, mientras que la carrocería y el equipamiento han corrido a cargo de la empresa Incipresa. Cada vehículo tiene una potencia de 250 caballos, suspensión neumática y un radio de giro de unos diez metros.