Usted está aquí: Inicio / Noticias / Los artistas de la Casa de Velázquez estrenan la nueva sala de exposiciones habilitada por la DPZ en el palacio abacial de Veruela

Los artistas de la Casa de Velázquez estrenan la nueva sala de exposiciones habilitada por la DPZ en el palacio abacial de Veruela

‘Itinerancia 2017’ puede verse hasta el 29 de octubre y muestra el trabajo de doce jóvenes creadores, entre ellos el cineasta zaragozano Alejandro Ramírez Ariza, becado por la DPZ el año pasado.

La Diputación de Zaragoza inaugura hoy la nueva sala de exposiciones que ha habilitado en el palacio abacial de Veruela con ‘Itinerancia 2017’, una selección del trabajo realizado a lo largo del último año por los artistas de la Casa de Velázquez-Academia de Francia en Madrid. La exposición puede verse hasta el próximo 29 de octubre y muestra la obra multidisciplinar de doce jóvenes creadores, entre ellos el artista visual y cineasta zaragozano Alejandro Ramírez Ariza, que fue el becado por la DPZ el curso pasado para realizar una estancia en esta prestigiosa institución.

La Casa de Velázquez-Academia de Francia en Madrid es uno de los cinco centros públicos que forman la red de escuelas francesas en el extranjero. La institución, fundada en 1920, ayuda a promocionar la obra de los jóvenes autores ofreciéndoles estancias de un año para que impulsen su creatividad.

Desde hace 28 años, la Diputación de Zaragoza colabora con la Casa de Velázquez concediendo becas para financiar esas estancias. La primera fue otorgada en 1988, y desde entonces por ese espacio privilegiado han pasado 17 creadores aragoneses entre los que destacan nombres como los de Pepe Cerdá, Antón Jodrá, Roberto Coromina y Gema Rupérez. Los últimos becados han sido Carmen Señor, Vicky Méndiz y el propio Ramírez.

“Sin duda, las de la Casa de Velázquez son una de las becas más importantes de España, ya que no solo ofrecen un contexto para que el artista se profesionalice y profundice en su obra, sino que además proporcionan conexiones personales y artísticas que le ayudan tanto en el presente como de cara el futuro –ha destacado el joven cineasta zaragozano–. Con estas becas avanzas en tu carrera y dignificas tu labor como artista, por eso estoy muy orgulloso de haber formado parte de la Casa de Velázquez y muy agradecido tanto a esta institución como a la Diputación de Zaragoza”.

Dentro de ‘Itinerancia 2017’, Ramírez expone un vídeo y un montaje visual realizados dentro del proyecto artístico ‘The Forgotten Trilogy’, un programa interdisciplinar que reflexiona sobre la construcción de la identidad personal a través de la memoria y que se basa en el caso de tres mujeres de su familia que sufren alzhéimer.

No obstante, la exposición es una muestra colectiva que se completa con las creaciones de otros once artistas procedentes de distintos países y centrados en distintas disciplinas: el español Ernesto Casero (dibujo), la belga Elisee Eeraerts (escultura), el iraní Baktash Sarang (dibujo), el italiano Giorgio Silvestrini (pintura), la franco-portuguesa Ana Maria Gomes (cine) y los franceses Anaïs Boudot (fotografía), Natalie Bourdreux (pintura), Nino Laisé (vídeo), Keen Souhlal (escultura), Benjamin Testa (escultura) y Marianne Wasowska (fotografía).

‘Itinerancia 2017’ ya se expuso en junio en la propia Casa de Velázquez-Academia de Francia en Madrid, y después de pasar por el monasterio de Veruela también se exhibirá en la Academia de Bellas Artes de París y en el museo Dobrée de Nantes.

El coordinador de proyectos y difusión cultural de la Diputación de Zaragoza, Ricardo Centellas, ha subrayado que la colaboración con la Casa de Velázquez “es una de las iniciativas culturales más importantes de la institución” y se enmarca dentro de su programa de premios y ayudas a los nuevos creadores aragoneses. Por su parte, el director de la Casa de Velázquez ha destacado que para este centro es “un honor” volver a exponer en el monasterio de Veruela y hacerlo además inaugurando una nueva sala de exposiciones en el palacio abacial.

Hasta ahora, las exposiciones organizada por la DPZ en este cenobio cisterciense declarado bien de interés cultural (BIC) se desarrollaban en el refectorio y en la cocina del monasterio. Sin embargo, la restauración llevada a cabo en el palacio abacial a través de sucesivos talleres de empleo ha permitido habilitar una nueva sala de exposiciones en la planta baja de este otro edificio.