Usted está aquí: Inicio / Noticias / La escuela taller de la Diputación de Zaragoza restaura 39 grabados de Goya de la serie ‘Los desastres de la guerra’

La escuela taller de la Diputación de Zaragoza restaura 39 grabados de Goya de la serie ‘Los desastres de la guerra’

Las estampas, que son propiedad de la DPZ y forman parte de los fondos del Museo del Grabado de Fuendetodos, presentaban restos de suciedad y de adhesivos y pérdidas de material en los márgenes

La escuela taller DPZ XIV de la Diputación de Zaragoza, que acaba de clausurarse, ha restaurado 39 grabados de Goya de la serie ‘Los desastres de la guerra’. Las estampas, que son propiedad de la DPZ y forman parte de los fondos del Museo del Grabado de Fuendetodos, presentaban distintos problemas de conservación como restos de suciedad y de adhesivos y pérdidas  de material en los márgenes.

La serie ‘Los desastres de la guerra’ fue realizada por Goya entre los años 1810 y 1815 a raíz de dramática experiencia vivida por el genial pintor aragonés durante la Guerra de la Independencia. En total se compone de 82 estampas, y forma parte de la colección de grabados de Goya que la Diputación de Zaragoza pone a disposición del consorcio cultural Goya-Fuendetodos y de su Museo del Grabado.

La intervención realizada por la escuela taller DPZ XIV se ha centrado en 39 de esas imágenes en las que el paso del tiempo y las manipulaciones que han sufrido habían dejado huella en forma de suciedad, restos de adhesivos y pérdidas de material en el soporte –en el cartón en el que se imprimieron los grabados–.

“La restauración ha sido llevada a cabo por alumnos y profesores del taller de documento gráfico bajo el criterio de la mínima intervención posible y el máximo respeto a la obra original –destaca el director de la escuela taller, Luis Benedicto–. Por un lado, se han realizado tareas de limpieza superficial de los grabados y de reintegración de las pérdidas de material, que fundamentalmente estaban localizadas en los márgenes. Por otro, se han mejorado las condiciones de conservación de las estampas renovando las carpetas que las contienen”.

En este sentido, Benedicto explica que las nuevas carpetas utilizadas “permiten exponer las imágenes y evitan en gran medida su manipulación”. A finales de noviembre, una vez restaurados, los 39 grabados fueron devueltos al Museo del Grabado de Fuendetodos.