Usted está aquí: Inicio / Noticias / La DPZ finaliza la construcción de la nueva carretera que conecta Anento con la localidad turolense de Báguena, la CV-927

La DPZ finaliza la construcción de la nueva carretera que conecta Anento con la localidad turolense de Báguena, la CV-927

La Diputación de Zaragoza ha actuado en el tramo que va hasta el límite con la provincia de Teruel con una inversión de casi 600.000 euros. Hasta ahora los vecinos iban al médico o al colegio por un camino de tierra

Martes, 02/04/2019

La Diputación de Zaragoza ha finalizado la construcción de la nueva carretera que conecta Anento con la localidad turolense de Báguena, la CV-927. Esta nueva vía consta de dos tramos, el que va de Anento hasta el límite con la provincia de Teruel, y el que llega hasta la localidad turolense de Báguena. La institución provincial ha actuado en el primer tramo, de unos dos kilómetros, cuya construcción ha supuesto una inversión de casi 600.000 euros.

"Esta nueva carretera mejora la comunicación y el acceso a los servicios básicos a los vecinos de Anento, que ya no tendrán que circular por un camino de tierra para ir al médico o al colegio en la provincia vecina", destaca el diputado delegado de Vías e Infraestructuras de la DPZ, Francisco Compés, quien además recuerda que la nueva vía no solamente va a ser utilizada por los vecinos de Anento sino que, al conectar el eje de la autovía A-23 con el de la carretera N-234, "también va a dar servicio a otras poblaciones".

La nueva vía había sido reclamada durante años por el Ayuntamiento de Anento. Hasta ahora, los municipios se comunicaban por un camino sin pavimentar. En el caso del tramo perteneciente a la Diputación de Zaragoza, discurría por una rambla con los consiguientes problemas en época de lluvias, con una anchura aproximada de unos cuatro metros, que dificultaba  el cruce de dos vehículos, y con mucho arbolado, que dificultaba la visibilidad en varios tramos.

La nueva carretera tiene una anchura de siete metros. En la mayor parte del trazado, la calzada se ha separado de la rambla, y en el tramo en el que sigue discurriendo sobre ella se ha construido un cajero de cuatro metros de anchura y uno de profundidad para canalizar el agua. Además, las obras han incluido la reposición de distintas acequias afectadas por la nueva carretera.

Las obras para la construcción de la nueva vía se iniciaron el año pasado y la carretera ya está abierta al tráfico. Los trabajos fueron adjudicados a la empresa Sumelzo S.A.