Usted está aquí: Inicio / Noticias / La DPZ comienza el arreglo de la carretera CV-937 entre Torrehermosa y Alconchel, que quedará cortada a partir de este lunes

La DPZ comienza el arreglo de la carretera CV-937 entre Torrehermosa y Alconchel, que quedará cortada a partir de este lunes

Las obras se han adjudicado por 874.000 euros, está previsto que duren unos seis meses y acondicionarán un tramo de tres kilómetros mejorando el trazado actual y ensanchando la calzada. Mientras, se ha habilitado un desvío.

La Diputación de Zaragoza ha comenzado el arreglo de la carretera provincial CV-937 entre Torrehermosa y Alconchel de Ariza, que quedará cortada al tráfico a partir de este próximo lunes. Las obras se han adjudicado por 874.000 euros, está previsto que duren en torno a seis meses y permitirán acondicionar un tramo de vía de tres kilómetros mejorando el trazado actual y ensanchando la calzada. Mientras duren los trabajos, los vehículos podrán circular por un desvío que se ha habilitado.

“Oficialmente, el plazo de ejecución de la obra es de 13 meses, pero la empresa adjudicataria espera poder terminarlas en la mitad de tiempo –destaca el diputado delegado de Vías y Obras de la DPZ, Francisco Compés–. Además, si todo va bien el año que viene comenzaremos la construcción de la variante de Torrehermosa, así que para finales de este mandato completaremos el arreglo de todo el tramo Torrehermosa-Alconchel”.

La primera de esas dos actuaciones se ha iniciado esta semana y se centra en un tramo de casi tres kilómetros de longitud que comienza cerca de Torrehermosa –en el punto desde el que partirá la futura variante– y discurre hasta el casco urbano de Alconchel de Ariza. “Los trabajos permitirán mejorar el trazado actual de la carretera suprimiendo curvas cerradas y cambios de rasante y ampliando la anchura de la calzada hasta los siete metros”, detalla Compés.

Para ello habrá que acometer diversos trabajos de excavación y terraplenado. Además, se renovará el firme y se construirá un andador peatonal en el tramo urbano de Alconchel de Ariza, donde también se levantará un muro de mampostería para retener las tierras de la ladera y mejorar la estética del paseo. El proyecto incluye, asimismo, la reposición de los accesos a fincas, las obra de fábrica necesarias para drenar la calzada y la señalización vertical y horizontal.

Las obras se han adjudicado a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Idecon S. A. U. y Construcciones Hermanos de Pablo S. L. Los trabajos se iniciaron a principios de esta semana, pero será este próximo lunes cuando la carretera quede cortada al tráfico y los vehículos que tengan que circular por ella deban utilizar un desvío debidamente señalizado.

La variante de Torrehermosa, para el año que viene

Por su parte, la variante de Torrehermosa permitirá sacar fuera del casco urbano el tráfico que circula por la CV-937. Actualmente, la travesía de la carretera a su paso por esta localidad presenta varios estrechamientos que dificultan tanto el cruce de dos vehículos como el paso de vehículos articulados. Por eso hace falta habilitar una circunvalación que garantice la seguridad del tráfico y de los peatones.

La futura variante tendrá 2,2 kilómetros de longitud, un carril en cada sentido y siete metros de anchura. El nuevo trazado partirá del cruce con la carretera provincial que conecta Torrehermosa y Santa María de Huerta, la CV-623, que se convertirá en una glorieta, y rodeará el casco urbano hasta enlazar con el tramo de la CV-937 que ya se está acondicionando. Las obras saldrán a concurso por 882.000 euros con un plazo de ejecución de nueve meses y está previsto que se inicien a lo largo de 2018.