Usted está aquí: Inicio / Noticias / La Diputación de Zaragoza y el Gobierno de Aragón exponen los resultados de la investigación sobre potencialidad trufera de la provincia de Zaragoza

La Diputación de Zaragoza y el Gobierno de Aragón exponen los resultados de la investigación sobre potencialidad trufera de la provincia de Zaragoza

El trabajo ha generado un mapa de distribución del hábitat y otro de aptitud para el cultivo y es fruto de un convenio entre la Diputación Provincial de Zaragoza y el Gobierno de Aragón. Los mapas son una herramienta de gestión para truficultores, recolectores e investigadores.

Zaragoza, 8 de marzo de 2014. La Diputación Provincial de Zaragoza y el Gobierno de Aragón han presentado hoy un Mapa de Aptitud para el cultivo de la Trufa Negra en la provincia de Zaragoza. El trabajo es fruto de un convenio de colaboración entre la DPZ y el Gobierno de Aragón y, través del que la Institución Provincial ha aportado 180.000 euros para la investigación.

La Diputación Provincial de Zaragoza, el Departamento de Industria e Innovación a través del CITA y el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente colaboran desde el año 2012 para el establecimiento de las zonas con aptitud trufera en la provincia de Zaragoza y la determinación de las superficies óptimas de producción trufera.

El resultado de esta colaboración se ha plasmado en dos mapas; en ellos se expone una clasificación de la provincia de Zaragoza en función de su potencial trufero, de forma que se han generado dos mapas clasificados en cuatro clases en función de su valía para conocer las zonas en las que ecológicamente se puede desarrollar el hongo (mapa de distribución del hábitat de la trufa negra en la provincia de Zaragoza), y también ubicar las zonas óptimas para el cultivo (mapa de aptitud para el cultivo de la trufa negra).

El presidente de la DPZ, Luis María Beamonte, que ha asistido a la presentación, ha señalado que “a pesar de que aún queda mucho por hacer para que la trufa se asiente como un elemento de primer nivel en nuestra provincia, sí se puede aspirar a que la gastronomía de primer nivel se convierta en un atractivo más de toda la zona en un futuro próximo”. Y ha añadido que es una “obligación el colaborar entre los agentes económicos y entre las administraciones en temas de investigación y desarrollo porque aunque cuestan dinero, la innovación aporta economía y genera riqueza”.

Los mapas que se han presentado están generados a partir de cartografía edáfica, climática y topográfica, ponderada en función de su relevancia con la fructificación de la trufa negra. Además se han validado con truferas productoras, ya sean silvestres o cultivadas, para comprobar la fiabilidad de los resultados.

La investigación revela una muy buena aptitud trufera en la provincia de Zaragoza. La distribución del hábitat de la trufa negra en la provincia demuestra que existe una superficie importante de zonas en las que sería capaz de desarrollarse el hongo, con un total de 464.340 ha óptimas, y 2.051.190 ha de aptitud moderada. Este mapa incluye tanto zonas forestales como agrícolas. También se señalan posibilidades en el cultivo de la trufa (con 49.207 ha óptimas, y 471.609 ha de aptitud moderada).

El Dr. Juan Barriuso investigador del área de truficultura del CITA ha liderado el equipo de investigadores que ha trabajado en el proyecto y posterior elaboración de los mapas,. El CITA a través del área de truficultura, organizó en marzo de 2013, el “Primer Congreso Internacional de Truficultura” celebrado en Teruel.

La truficultura es una actividad que se encuentra en pleno proceso de desarrollo en nuestra Comunidad Autónoma, con un crecimiento aproximado de 500 ha anuales y una superficie de 10.000 km2 aptos para el desarrollo de la trufa negra. El 44% de los viveros de planta micorrizada de España se encuentran en Aragón , 12 de 27, y suponen cerca del 75% del total de la producción anual del país, con alrededor de 350.000 plantones. El 11% del total mundial de las plantaciones productoras de trufa negra se encuentran en Aragón y se estima que el 20% de la producción global de estos hongos es aragonés.