Usted está aquí: Inicio / Noticias / Carlos Saura presenta en la DPZ su última película con el deseo de “abrir la jota al mundo” y “que se vuelva a bailar en la calle”

Carlos Saura presenta en la DPZ su última película con el deseo de “abrir la jota al mundo” y “que se vuelva a bailar en la calle”

Carlos Saura ha presentado hoy en la Diputación de Zaragoza su última película, ‘Jota’, una nueva incursión en el documental musical con la que el cineasta aragonés pretende “abrir al mundo” el arte más aragonés. “La jota es una maravilla que hay que revitalizar, algo mucho más bonito de lo que la gente piensa –ha destacado Saura ante los medios–. Ojalá con esta película la jota se vuelva a bailar en la calle, en vaqueros y con una camisa, porque no hace falta más”.

‘Jota de Saura’ es un recurrido visual y musical en el que el director está acompañado por artistas aragoneses como Miguel Ángel Berna, Carmen París, Nacho del Río, Alberto Artigas o Miguel Ángel Remiro y por otros grandes músicos y bailadores como Ara Malikian, Sara Baras, Cañizares o Carlos Núñez. La cinta, patrocinada por la Diputación de Zaragoza con 90.000 euros, acaba de empezar a comercializarse, pero ya es seguro que se verá en al menos otros siete países, entre ellos Francia, China, Japón, Turquía y Taiwán.

“La jota era una asignatura pendiente que yo tenía desde hace mucho tiempo. Mi madre y mi hermana la bailaban y yo siempre he pensado que es un ritmo precioso y que tiene algo mágico –ha explicado el cineasta en la presentación a nivel nacional de su largometraje–. Con esta película documental he intentado ir más allá de la jota folclórica tradicional, que es magnífica, y abrir la jota, mostrar que está muy unida a otras disciplinas que aparentemente son distintas como el fandango, el flamenco o incluso las sevillanas".

La diputada delegada de Cultura de la Diputación de Zaragoza, Cristina Palacín, ha destacado que la nueva película de Saura “va a hacer volar la jota fuera de España”. “Nadie como Carlos Saura podía proyectar al mundo la jota con toda su riqueza”, ha insistido Palacín, quien además ha recalcado que ‘Jota de Saura’ reivindica esta disciplina “como arte mayor”. “Hasta ahora ha sido considerada la hermana pequeña de otras danzas, pero tiene unas raíces profundas y habita en un amplio territorio que no es exclusivo de los aragoneses y que llega a Tarragona, La Rioja, Navarra, Cantabria, ambas Castillas, Asturias, Galicia, Extremadura, Andalucía, Murcia  e incluso México, Argentina y Filipinas”, ha recordado.

En este sentido, Palacín ha planteado la necesidad de intentar elevar la jota “a la categoría de patrimonio cultural inmaterial de la humanidad”. “Carlos Saura ya dedicó sendas películas al flamenco y al fado y poco después la Unesco los reconoció con esa distinción”, ha insistido la diputada.

La consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, ha recordado que la jota ya es bien de interés cultural y se ha mostrado dispuesta a intentar ese reconocimiento “para ir más lejos”. “Carlos Saura es en un gran embajador aragonés que siente Aragón y que nos va a ayudar a difundir la jota con su habilidad para actualizar la tradición, para hacer contemporáneo lo tradicional”, ha subrayado la consejera.

Aragonés internacional, apasionado del musical español contemporáneo

Carlos Saura (Huesca, 1932) es, además de escritor y fotógrafo, uno de los directores más reconocidos la cinematografía española. Aragonés internacional, desde sus primeros títulos ha retratado la España que ha vivido en títulos como ‘Cría cuervos’ (1976), ‘La caza’ (1966), ‘La prima Angélica’ (1974), ‘Ana y los lobos’ (1973) o ‘El jardín de las delicias’ (1970). Tras sus múltiples trabajos con el maestro vasco de la producción Elías Querejeta, Saura inauguró una primera trilogía de documentales dedicados al musical español contemporáneo, en colaboración con Antonio Gades: ‘Bodas de sangre’ (1981), ‘Carmen’ (1983) y ‘El amor brujo’ (1986). A partir de este momento, sus inconfundibles documentales musicales –visuales, poderosos, arraigados a la tierra y a la pasión por la danza y la música – han sido recurrentes en su filmografía junto a otras obras de ficción, como ‘¡Ay, Carmela!’ (1990) o ‘Goya en Burdeos’ (1999). Antes de ‘Jota’ ha dirigido ‘Sevillanas’, ‘Flamenco, flamenco’ y ‘Fados’.

archivado en: , ,