Usted está aquí: Inicio / Noticias / “Hemos conseguido mucho, pero aún hay mucho por hacer: hemos de responder a la llamada de auxilio de nuestro medio rural”

“Hemos conseguido mucho, pero aún hay mucho por hacer: hemos de responder a la llamada de auxilio de nuestro medio rural”

Discurso íntegro de Juan Antonio Sánchez Quero tras su reelección como presidente de la Diputación de Zaragoza

Lunes, 01/07/2019

Sr. Presidente del Gobierno de Aragón, y querido amigo Javier, Sr. Presidente de las Cortes, Sra. Delegada del Gobierno en Aragón, Sr. Justicia de Aragón, Sr. Alcalde de Zaragoza,  Excelentísimas e ilustrísimas autoridades civiles, militares y eclesiásticas, compañeras y compañeros de Corporación, Alcaldesas, Alcaldes, Concejales, Concejalas,    amigas y amigos.

Hace cuatro años que tengo el honor de presidir la Diputación de Zaragoza. Desde el primer día, tuve claro que esta institución tenía que dejar la inercia del pasado para renovarse, que tenía que aprovechar lo mejor de su experiencia, pero que debía innovarse para dar lo mejor de su presente. 

En 2016 pusimos en marcha el Foro de Alcaldes y alcaldesas: un órgano de participación para escuchar, debatir e informar a los responsables de los ayuntamientos zaragozanos de los principales proyectos e iniciativas que se pretenden poner en marcha desde Diputación. Desde entonces, se han celebrado cinco Foros y pretendo que se institucionalice, para que alcaldes y alcaldesas tengan voz directa con su presidente y puedan canalizar sus propuestas.

También lanzamos el nuevo Plan Unificado de Subvenciones, que ha supuesto un salto sin precedentes en la autonomía local y en la distribución de fondos de una forma objetiva y transparente, para que los ayuntamientos decidan libremente cómo y dónde invertir los fondos que les llegan desde Diputación. El Plus es una herramienta innovadora, que ha dado ejemplo de gestión a nivel nacional y que va a seguir perfeccionándose para servir todavía más y mejor a nuestros municipios.

En 2017 implantamos el Servicio de asesoramiento integral y permanente a ayuntamientos, una oficina de asistencia especializada al servicio de alcaldes, secretarios e interventores municipales. Y ese mismo año diseñamos y lanzamos el nuevo servicio provincial de tratamiento y gestión de residuos, ECOPROVINCIA, que en estos momentos ya está en fase de ejecución, y moverá una inversión de más de seis millones de euros colocando a nuestra provincia a la vanguardia en el cumplimiento de las normas medioambientales que exige la Unión Europea y la Agenda 2030.

Y llevamos cuatro años articulando una estrategia coordinada para luchar contra la despoblación a partir de la mejora de las condiciones de vida de nuestro medio rural, y del fomento de actividades económicas que asienten población.

En definitiva, han sido cuatro años de modernización y de lanzamiento de proyectos innovadores al servicio de nuestros municipios y de quienes viven en ellos. Cuatro años en los que, además, la Diputación ha dejado a cero su deuda, un hito histórico, lo que le permite encarar el presente y futuro inmediato con una extraordinaria solvencia económica y dedicar más y mejores esfuerzos en beneficio de los ayuntamientos y de los habitantes de esta provincia. Pero no solo hay que recuperar la autonomía económica municipal, también hay que exigir una financiación local que de una vez por todas reconozca a ayuntamientos y diputaciones lo que realmente son: una gran locomotora de desarrollo al servicio de los ciudadanos.

Ha sido mucho lo conseguido, pero sigue habiendo mucho por hacer, porque el medio rural sigue estando en una situación de auténtica emergencia demográfica. Atajar esa insoportable sangría social es el gran reto por el que tenemos que seguir luchando entre todos los que formamos parte de Diputación, con la Corporación al frente. Estamos llamados a responder a esa llamada de auxilio de nuestro medio rural, porque a España le va en ello una parte de su futuro. No descansaré en el empeño de luchar por el medio rural, con el que el Estado arrastra una deuda histórica que ha llegado el momento de saldar con inversiones de futuro, con más y mejores infraestructuras de comunicaciones, con más y mejores servicios asistenciales, con más y mejores políticas económicas y tributarias que rompan con tantas décadas de desigualdad entre las grandes ciudades y los pequeños y medianos municipios.

Invertir en la lucha contra la despoblación no solo es una imperiosa necesidad, es una inteligente forma de invertir en futuro. Y debemos hacerlo reivindicando con orgullo las entidades locales. Las diputaciones somos una parte esencial de la arquitectura constitucional, política y social de España. Y una pieza imprescindible para construir el futuro de nuestros municipios y de sus habitantes en sintonía con la Agenda 2030.

Me comprometo a contribuir de forma activa en la consecución de la Agenda 2030 y de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) mediante el apoyo a su localización en los 292 municipios de la provincia de Zaragoza.

En este sentido, desde Diputación impulsaremos iniciativas que promuevan el logro de estos objetivos en todas sus esferas y dimensiones. Así, la Diputación  aspira a convertirse en un referente de la innovación en su implementación, y su rol, como red de municipios, es idóneo para lograr este objetivo.

Para la Diputación de Zaragoza, la localización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es una oportunidad para vertebrar sus políticas públicas de desarrollo territorial. Es por eso  por lo que  se integrarán en la estrategia organizativa y en el trabajo cotidiano de la corporación, pretendemos llevar a cabo acciones de sensibilización para acercar la Agenda 2030 a todo el territorio y movilizar a los 292 municipios para que entiendan su papel. Por tanto, pondremos a disposición de los entes locales los recursos necesarios para que   puedan elaborar sus propias campañas de identificación, comunicación y sensibilización.

Quiero hablaros  también de la “argamasa”, del factor diferencial que hace exitosos los proyectos, la tecnología.

Deciros que esta semana he recibido una excelente noticia, tanto la Diputación como nuestros ayuntamientos ya estamos conectados en SIR, el sistema de intercambio de registro del Ministerio. Somos la segunda Diputación en España en conseguirlo y esto permitirá no solo ahorrar costes sino dar inmediatez a los trámites internos y externos de nuestros ciudadanos.

Por ello, quiero dar las gracias a todas las personas, más de 500, que forman parte de la Diputación, por su implicación y compromiso. Hay mucho talento en nuestra casa y ellos son el motor de la transformación, éxito y modernización de esta. Creedme, sólo progresan aquellas instituciones que son capaces de transformar sus maneras de hacer a través de las personas.

Si queremos acabar con la brecha digital y luchar contra la despoblación tenemos que ser capaces de facilitar a nuestros pueblos tecnología para poder competir.

¿Pero de qué sirve la tecnología si nuestros ciudadanos no tienen acceso a ella o no la saben utilizar?

Es mi propósito centrar el foco en esta tarea actuando en dos líneas: infraestructuras y formación. La banda ancha debe de llegar a todos los rincones de nuestra provincia, es mi propósito actuar definitivamente en esta tarea junto con el resto de instituciones. Acometeré un ambicioso plan de formación en toda la provincia y dirigido a los ciudadanos de forma que una vez modernizadas las instituciones nuestros ciudadanos puedan relacionarse digitalmente con nosotros.

La Diputación Provincial de Zaragoza debe y tiene que seguir impulsando el proceso de modernización en la institución y en todos sus municipios, e insertar en su funcionamiento cotidiano procesos de innovación continua con la finalidad de fomentar el principio de buena administración,  convertirse en «el espejo institucional de los municipios de la provincia» a través de buenas prácticas de gestión y ganar así la legitimidad por la eficiencia tan necesaria para reforzar su papel institucional, en un período de acusada crisis financiera por la falta de recursos para los municipios.

Este es el reto inmediato para el mandato 2019-2023, impulsar la sociedad del conocimiento y la gestión en redes.

Como veis, el futuro está lleno de oportunidades y os quiero trasladar los cuatro ejes que van a marcar el rumbo de este mandato. Donde vamos a poner todos nuestros esfuerzos y recursos para alcanzar el éxito. Ejes que deben marcar un estilo, una forma de hacer, y que tenemos que ser capaces de reflejar en todos los cometidos que llevamos a cabo en nuestro día a día.

MODERNIZACIÓN, TRANSPARENCIA, PARTICIPACIÓN Y SERVICIO.

Quiero que mis últimas palabras sean, en primer lugar, de agradecimiento al conjunto de la Corporación, y de una forma especial a mis compañeros del PSOE y al Grupo de Zaragoza en Común por haber confiado de nuevo en mí para seguir al frente de Diputación. En segundo lugar, quiero hacer constar mi ofrecimiento sincero y honesto a los miembros de la Corporación, una mano tendida para sacar adelante proyectos de consenso en beneficio de nuestros municipios y de sus gentes. Y, en tercer lugar, quiero reclamar el establecimiento de fórmulas más estrechas y eficaces de cooperación y lealtad institucional, que unan a la diputación, al Gobierno aragonés y a la Administración General del Estado en la búsqueda de un renovado marco de apoyo económico a nuestra provincia.

Tenemos ante nosotros la imperiosa obligación de atender lo que nos demandan los municipios y sus habitantes. No les defraudemos. Que todos y cada uno de los habitantes de esta provincia se sientan orgullosos de todos y cada uno de nosotros. Que todos y cada uno de quienes formamos la Corporación provincial nos esforcemos cada día con ese objetivo. Y, en definitiva, que por encima de cualquier legítima discrepancia, el interés general sea el gran horizonte en el que todos nos encontremos.

Termino compartiendo con todos vosotros los cuatro ejes que van a marcar el rumbo en este Mandato. MODERNIZACIÓN,  PARTICIPACIÓN,  TRANSPARENCIA Y  SERVICIO.

Gracias a todos por vuestra presencia.

archivado en: